Certificación de producto: Los fundamentos de las Acreditaciones, los Certificados y los Informes de Ensayo

17/06/2022

    Existen normas internacionales y nacionales que establecen los requisitos que deben cumplir los productos de seguridad física (como las puertas antibalas o resistentes al fuego). Aunque estos son los productos que ejemplificamos en este artículo, gran parte de la información que aparece a continuación puede aplicarse también a otros tipos de productos.

    En España, ENAC (Entidad Nacional de Acreditación Española) es el organismo que se encarga de acreditar, entre otros, a los laboratorios y a las entidades de certificación. En este proceso, se asegura la competencia técnica de los laboratorios para realizar los ensayos, acordes a las normas acreditadas en su alcance. También se asegura la competencia técnica de las entidades de certificación para certificar que dichos productos cumplen con los requisitos establecidos en las normas. Como resultado de estos procesos, se emiten los documentos pertinentes que así lo evidencian.

    Cuando nos encontramos ante uno de estos documentos, pueden surgir dudas sobre cuál es la información que se nos está dando, quién ha verificado esa información y qué validez tiene. 

    El propósito de este artículo es aclarar esas dudas y profundizar en los conceptos básicos del proceso de ensayo, evaluación técnica y certificación de producto.

     

     

    ¿Qué hace un Laboratorio Acreditado?


     

    La función de los laboratorios de ensayo de productos de seguridad física consiste en caracterizar el grado de seguridad de las muestras recibidas conforme a unas normas de ensayo establecidas. El laboratorio, que dispone de la acreditación de ENAC, tiene demostrada una competencia que asegura la correcta aplicación de las normas y el control de los resultados.  

    Las normas de ensayo se revisan periódicamente, por los comités de normalización, para adaptarse a las necesidades del mercado y recoger aquellas herramientas y requisitos que permitan caracterizar los productos de seguridad física. Es importante que los elementos que se fabrican proporcionen la defensa suficiente para proteger de los ataques habituales que se realizan en la actualidad. Es por eso que las normas indican el año de emisión para definir la versión de la norma. 

    En el caso de que se publique una nueva edición de la norma, el laboratorio de ensayo, al estar acreditado, tiene la obligación de estudiar las actualizaciones introducidas en la nueva versión, realizar un estudio documental comparativo para evaluar los cambios y adaptarse a los nuevos requisitos definidas en ellas. Señalar que no todas las actualizaciones conllevan cambios sustanciales en la metodología de ensayo o en los requisitos, sino que a veces son cambios editoriales o de aclaración de la metodología de ensayo. Por ello, cuando se publica una nueva versión de la norma, no siempre es necesario re-ensayar el producto, sino que debe ser estudiado en cada caso.  

    Para que el laboratorio pueda caracterizar una familia completa de producto se definen dos etapas diferentes: la primera consiste en el ensayo de las muestras más desfavorables de la familia. En la segunda se realiza la evaluación técnica para la extensión de gama, es decir, la verificación de que, dadas las características constructivas de todos los modelos de una misma familia, cumplen con los requisitos evaluados en las muestras ensayadas. 

    Un laboratorio de ensayos puede emitir diferentes tipos de documentos:

    • Informe de Ensayo
    • Informe de Ensayos Simplificado
    • Informe de Evaluación Técnica
    • Informe de Evaluación Técnica Simplificado

     

    ¿Qué es el Informe del Ensayo entregado al finalizar la primera etapa?


     

    Una vez finalizada la primera etapa, el laboratorio emite un Informe de Ensayo donde se describen todos los detalles constructivos (indicados en las normas de aplicación) de las muestras ensayadas, los ataques realizados y los resultados obtenidos. Ese informe debe contener la marca ENAC siempre que la norma esté incluida en el alcance de acreditación del laboratorio y el ensayo esté amparado por la acreditación de ENAC. Se puede verificar fácilmente si el laboratorio está acreditado consultando la página web de ENAC. También se puede verificar fácilmente que el informe está amparado por la acreditación si dispone de la marca ENAC en la primera página de dicho informe. Esta marca contiene el logo ENAC y el número de acreditación del laboratorio. 

    Como resultado de la realización de un ensayo también puede emitirse un documento simplificado, denominado Informe de Ensayo Simplificado en el que se indica la información mínima imprescindible del informe de ensayo, datos como: el nombre del producto, las dimensiones exteriores, el peso o el grado obtenido, incluidas las normas de referencia que aplican y la fecha de emisión del documento. 

    Este informe de ensayo simplificado muestra los resultados obtenidos de los ensayos y no contiene información confidencial de las características constructivas de las muestras, ni de los ataques realizados. Es decir, si el laboratorio está acreditado para la realización de los mismos, también contendrá la marca ENAC siempre que esté amparado por la acreditación. Este tipo de informe se proporciona al usuario final para acreditar el grado de seguridad de un producto que precise la realización del proceso de certificación de producto según la Reglamentación Española.

     

    ¿Qué es el Informe de Evaluación Técnica entregado al finalizar la segunda etapa?


     

    Cuando la primera etapa está finalizada y se ha verificado que las muestras ensayadas cumplen con los requisitos establecidos por las normas de aplicación, se inicia la segunda etapa. En este punto se estudian las características constructivas de todos los modelos que forman la misma familia. El objetivo es valorar, a partir de la identificación de los puntos de seguridad caracterizados durante los ensayos previos, la posibilidad de modificación de materiales, espesores, dimensiones y características, siempre que aumenten o igualen la seguridad en el conjunto del producto.

    Una vez finalizada la segunda etapa, el laboratorio emite un Informe de Evaluación Técnica, donde se recogen todos los cálculos y validaciones de las modificaciones propuestas por el peticionario, para dar para extender los resultados de las muestras ensayadas  al conjunto de la familia de productos, según los requisitos establecidos por las normas de aplicación. Este documento no dispone de marca ENAC, ya que no es un informe de ensayo, sino que es un informe  de evaluación donde se valoran las modificaciones de los distintos modelos de la familia. En dicho informe no se describe un procedimiento de ensayo, por tanto, nunca podrá disponer de marca ENAC. Sin embargo, este informe puede ser utilizado por la entidad de certificación como parte de su evaluación si aplica a una certificación de producto. Para poder utilizarlo, se basará en la competencia técnica del laboratorio que lo realiza. 

    También en este caso, puede emitirse un documento simplificado denominado Informe de Evaluación Técnica simplificado donde se indica la información mínima imprescindible definida en el Informe de Evaluación Técnica, datos como: los nombres de los productos que forman la familia, las dimensiones exteriores, el peso o el grado obtenido, incluidas las normas de referencia que aplican y con las que se ensayaron las muestras más desfavorables y la fecha de emisión del documento. Este informe de evaluación técnica simplificado tampoco dispone de la marca ENAC por los mismos motivos explicados anteriormente.

     

    ¿En qué se diferencian los Informes de Ensayo acreditado y los Informes de Evaluación Técnica de un Certificado acreditado?


     

    El Certificado acreditado es un documento que también dispone de la marca ENAC, ya que está amparado por la acreditación correspondiente para los organismos de certificación. Este documento justifica que la fabricación de los productos de seguridad está controlada por un organismo acreditado y no solo por el fabricante. Es decir, justifica que la producción es acorde a unos estándares de calidad y se fabrica con las mismas características constructivas que las muestras evaluadas en el laboratorio de ensayo.

    Es imprescindible identificar correctamente el documento que avala la seguridad de cualquier producto para saber qué está indicando, para no confundir un Certificado, con un Informe de Ensayo o con un Informe de Evaluación Técnica. 

     

    Applus+ utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso clicando aquí.

    Panel de configuración de cookies